Fiestas y Costumbres

Con el paso del tiempo, y el consiguiente cambio en las maneras de vivir, fiestas que anteriormente representaban hitos importantes de celebración y de unión quedan atrás, en unos casos relegadas por otras fiestas, en otros olvidadas o en ocasiones trasformadas con la impronta del presente.

Procesión en honor a San Juan

Algunas de esas fiestas relegadas y olvidadas están presentes aún en la memoria de nuestros mayores y en documentos que dan constancia de ellas. Es el caso, por ejemplo de la fiesta conocida como "La Vaquilla" muy extendida antaño por la zona y que recogía milenarias celebraciones con un sentido fantástico y catártico. El antropólogo Julio Caro Baroja señalaba de estas fiestas su sentido lúdico y a la vez profundo como momentos de purificación, de expulsión de males y a la vez de aseguramiento del orden normal de la vida precisamente en invierno, para suscitar y sacar del letargo y los sueños las fuerzas de la naturaleza que aseguraban la subsistencia. Estas fiestas se celebraban por Carnaval. La gente se disfrazaba, sacrificaban simbólicamente a la "vaquilla" y bebían su sangre simbolizada por la limonada. El mismo Martes de Carnaval, el consistorio municipal regalaba una arroba de vino suficiente para que algunos se embriagaran, según el testimonio popular.

Otra fiesta de gran importancia antaño eran los Mayos que se celebraba el primero de Mayo. Según el testimonio de los mayores " los muchachos hacían la ronda. Cantaban cada uno por la muchacha que fuere y le tenían que poner el mayo en la ventana, que podía ser un ramo de cerezas. Ponían también un Mayo en la plaza del Rasillo". Los mayores recuerdan algunas de las coplas que se cantaban en la ocasión:

Si hay una canto por una
Si hay dos canto por las dos
Para que no diga la pequeña
Que todo para la mayor

O esta otra:

En este pueblo hay una moza
No digo cuála ni cuála no
Unos dicen que es chaleco
Yo digo que es chaquetón

Y esta más romántica:

A la puerta de mi novia
Tres arbolitos planté
Y tan buena fortuna tuve
Que prendieron los tres
El primero era un esparto
El segundo era un olivo
El tercero era un sarmiento
Cargadito de racimos

Hay constancia de otra celebración que tenía lugar el uno de Noviembre. Se celebraba haciendo los puches -gachas- y se iba por todas las puertas tapando las cerraduras. Posteriormente se cocinaban judías y cordero. Se cuenta que algunos abusaban tanto de las judías que luego no podían comer el cordero.

Procesión en honor de la Virgen de la Antigua

La Luminaria es otra de las fiestas olvidadas en la que se cortaba leña y se hacían hogueras.

En la actualidad persisten algunas fiestas antiguas que aún hoy siguen conmemorándose; es el caso de la fiesta de la Virgen de la Antigua, San Isidro - en la que se hacía una romería hasta Los Rosales y se bendecían los campos- y las de San Juan, patrón del pueblo.

La Romería de la Virgen de la Antigua se celebra el último domingo de diciembre. La primera referencia histórica que tenemos data de mediados del siglo pasado. Destaca por la curiosa subasta de rosquillas o tostones que se realizan en el pueblo.

El 15 de Mayo tiene lugar la fiesta de San Isidro organizada por la Cofradía del pueblo en honor al santo San Isidro Labrador. Después de la misa de las doce se hace una procesión y se bendice el pan y el queso. El acontecimiento se celebra en la Casa de Cultura amenizado con baile y música de organillo.

Del 24 al 27 de Junio se celebran las fiestas patronales en honor a San Juan. La primera noticia que se tiene de ella es de mediados del siglo XIX. Los pocos documentos que se poseen hablan ya de la presencia de corrida de toros que estarían en relación con la Plaza de la Suelta. En esos años situamos la costumbre de la Caldereta de toro como plato típico y diferenciado de otros pueblos de la Sierra Norte que tienden al empleo del cordero. Esta gastronomía peculiar a base de carne de vacuno y patata tiene su origen en el número de reses vacunas, bueyes que se criaban y que permitían el mantenimiento del servicio de carretería.

Otras celebraciones que acompañan a las anteriormente citadas son las de Carnaval- cuya fecha varia en función de la Pascua- la celebración Cruz de Mayo, el Día de Europa y las fiestas en honor a Nuestra Señora de Monterrey. En oposición a la Cuaresma el Carnaval celebra un periodo de licencia durante el cual se suspenden de forma temporal las reglas, los tabúes y las prohibiciones de la vida cotidiana. Dura tres días entre la fiesta de Epifanía y el miércoles de Ceniza.

La fiesta Cruz de Mayo tiene lugar el tres de Mayo. Se trata de una antigua fiesta en la que los niños recogen alimentos por la vecindad con una cruz adornada de flores. Posteriormente los mismos niños cocinan su propia comida que es bendecida en las orillas del Arroyo Albalá.

El 9 de Mayo se celebra el Día de Europa para rememorar la Declaración que en 1950 realizó el entonces Ministro de Asuntos Exteriores francés para formar una Comunidad del Carbón y del Acero, primer paso de al actual Unión Europea. En estas fiestas se iza la bandera De Europa y se acompaña de juegos, deportes y proyección de videos.

Por último queda hablar de las fiestas de Nuestra Señora de Monterrey del 19 al 25 de Julio. Son fiestas nuevas propias de la urbanización Cotos de Monterrey donde tienen lugar numerosas competiciones deportivas y conciertos musicales.

Accede a Preguntas Frecuentes

banner deportes 2017 2018